Distancia en el viento -Libro 1

$15.00

Libro 1 de la trilogía “Distancia en el Viento”
La vida es como el viento; variable e impredecible. Cambia de dirección sin que tengas control de ello. De la misma forma, dos almas solitarias se encuentran bajo los cálidos rayos del sol que ilumina las playas de Niza; un caballero que ha llegado a terminar el ocaso de su vida sin sospechar que será el inicio de una aventura que lo llevará a vivir los momentos más intensos y profundos, superando los prejuicios de la moralidad para entregarse a una pasión prohibida y un apuesto joven con una vida arreglada según el convencionalismo de la época, sangrando en silencio por la soledad y descubriendo en aquel viaje, lo intenso y profundo de la vida a través del amor al cual entregará todo, sin imaginar los cambios que eso ocasionará a la seguridad de su mundo…

Formatos disponibles:

  • Pdf

Si necesitas apoyo con tu descarga o quieres adquirirlo en otro formato, puedes escribirme al correo:

geherrerabooks@gmail.com

Description

Madrid, 1931

El sol de la mañana y la suave brisa del norte peina los árboles que se esfuerzan por
mudar a sus colores más vivos, haciendo que esparzan sus hojas y flores por aceras y calles.
Edificios de piedra de hasta cinco niveles se levantan a lo largo de la transitada avenida, con
fachadas simétricas y ventanas de marcos en relieve de las cuales sobresalen pequeños balcones
de hierro forjado.
En los edificios de apartamentos es usual ver a señoras salir por ratos al balcón para
distraerse de su rutinaria vida marital mientras encuentran el placer en el humo de los cigarrillos.
Si no fuese por los frondosos árboles de los parques ubicados al centro de los bloques de las
construcciones, la vista estaría teñida de colores ocres y grises.
Una ráfaga de viento juega con un puñado de hojas que acaban de abandonar su hogar,
haciéndolas danzar a su ritmo, casi seductor, a lo ancho de la avenida que ha quedado desierta.
Es en verdad un espectáculo digno de apreciarse y quien lo hace es un caballero tras una de esas
ventanas rectangulares de un segundo nivel, que mantiene la mirada fija en el vaivén de sus
movimientos. A juzgar por su aspecto, está entre los cincuenta años de edad. Su bigote, que en
otro tiempo debió ser cobrizo, ostenta varias hebras plateadas al igual que su cabello lacio que
cae con suavidad sobre su rostro, pálido como la luz del astro. Sus ojos, grandes y ámbar, los ha
desviado para fijarlos en el reloj de péndulo que cuelga sobre el muro del consultorio.
El doctor se ha tardado más de lo esperado para darle los resultados de sus exámenes.
Vuelve su vista hacia la ventana, encontrando, esta vez, las mismas hojas que antes danzaban con
gracia, ser arrastradas con violencia por el viento a través de la avenida hasta desaparecer en el
horizonte. ¿Acaso la vida no es como esas hojas? O más que eso, es como el mismo viento:
impredecible, cambiante, amable y cruel, verdaderamente cruel cuando quiere serlo.
Sus pensamientos son interrumpidos al escuchar ingresar al doctor Herrera, su médico de
cabecera, que muestra un semblante serio y de real consternación. El aspecto fatigado de su
rostro se transforma en curiosidad, ¿qué noticias le trae? Es evidente que los resultados no son lo
esperado, sin embargo, en vez de preocuparse casi puede jurar sentir alivio.

*****

Inunda sus cansados pulmones con ese aire cargado de mar, llenándolos con su fragancia
húmeda y melancólica. Recuerda tantas anécdotas y momentos que vivió hace mucho en ese
lugar.
Ha pasado tiempo desde la primera vez que puso un pie sobre aquella hermosa y
misteriosa playa; tanto, que le cuesta creer que terminará el ocaso de su vida en ella; un
pensamiento que le parece dulce, hermoso y pacífico.
—Ya hemos llegado señor Albéniz, por favor aliste sus pertenencias, en unos minutos
arribaremos. Mi nombre es Emanuelle y soy el encargado de llevarlo al Gran Hotel de Niza; si
gusta, puedo llenar los formularios que debe entregar al llegar a la estación —dice el camarero al
acercarse al señor que se encuentra en la terraza pública del lujoso barco.
Echa una mirada furtiva a la persona que acaba de llegar mientras se acaricia el bigote.
Cierta opresión en su interior lo ha acompañado y se debe a que ha llegado a su destino final, al
que ha elegido. Se dirige sin pronunciar palabra hacia la baranda de madera, la cual toma con
fuerza como si tuviese el impulso de adherirse a ella, ¿acaso siente temor por lo que le espera?
Ve la playa acercarse más y más. Sonríe. ¿A qué le teme? ¿Qué otra cosa sino la muerte y
liberarse de su sufrimiento es ahora su destino? No hay mejor lugar que esa hermosa playa de
aguas singulares y cristalinas que en ocasiones logra burlar la realidad y se muestran como uno
solo con el firmamento. Vuelve a inhalar con profundidad hasta sentirse liberado de esa opresión.
Desliza sus dedos por el suave y liso tacto del madero obscuro sin perder de vista la playa.
—Me parece bien, hágame el favor de llenarlo usted —indica con voz suave.
—Como usted lo ordene. ¿Nombre completo?
—Iván Enrique Albéniz De Falla.
—¿Fecha de nacimiento?
—Dos de octubre de mil ochocientos ochenta y nueve.
—¿Edad?
—Cuarenta y dos años.
—¿País de procedencia?
—España.

—¿Tiempo de estadía?
—Tres o cuatro meses, no definido —responde, sacando el pasaporte del bolsillo, el cual
entrega al joven camarero—. Con esto podrá completar el resto del papeleo.
—Sí Señor, con esto es suficiente.

Reviews

There are no reviews yet.

Be the first to review “Distancia en el viento -Libro 1”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.